Domingo 25 de Julio de 2021
Domingo 25 de Julio de 2021

En Argentina comienza a ser rechazada la instalación de salmoneras para la cría masiva de esta especie. Muchos cheff han decidido, incluso, dejar de servir salmón en sus restaurantes, como Francis Mallmann, Mauro Colagreco o Germán Martitegui.

Si bien la costa argentina no cuenta con muchos lugares aptos para la salmonicultura industrial, un estudio originado en un acuerdo de 2018 entre el gobierno argentino y el reino de Noruega, detectó seis zonas aptas para el desarrollo de esta actividad: la más propicia es en el canal de Beagle. El proyecto está paralizado porque Ushuaia se movilizó en contra de las salmoneras, como también la localildad chilena de Puerto Williams. Del lado argentino esperan una ley provincial que prohíba este tipo de actividad.

La salmonería podría ser un factor clave en detrimento del turismo, por la contaminación que conlleva y porque amenaza a especies nativas como el pingüino, con quien el salmón comparte gustos alimenticios. Como se sabe, el turismo es la principal fuente de ingresos para las localidades ubicadas en el extremo sur del continente.

Chile fue pionero en la introducción del salmón – especie autóctona del hemisferio norte – en estas latitudes y en autorizar la cría masiva mediante salmoneras. Las jaulas, de gran tamaño son colocadas una al lado de otra, dentro de ellas miles de salmones crecen apretujados y sus emisiones terminan acumulándose en el fondo del mar, como así también la comida sobrante lo que produce que la fauna y flora que allí habita, muera en poco más de un año.