Domingo 25 de Julio de 2021
Domingo 25 de Julio de 2021

Los científicos del Centro Nacional de Ciencias Espaciales de China descubrieron en simulaciones que 23 cohetes Long March 5, los cuales pesan 900 toneladas, al chocar simultáneamente podrían desviar un asteroide de su trayectoria original por casi 9.000 kilómetros, distancia que equivale a 1,4 veces el radio de la Tierra.

La probabilidad de que un asteroide colisione con la Tierra es baja, pero uno, el Bennu, de 78 mil millones de kilos, ha sido objeto de investigación.

Bennu está clasificado como un asteroide de tipo B, lo que significa que contiene mucho carbono junto con otros minerales diversos, formados hace más de 4.500 millones de años. Como artefacto primordial que ha sido preservado por el vacío del espacio, el asteroide podría contener moléculas que se desarrollaron cuando la vida estaba evolucionando en la Tierra. También podría ser, irónicamente, el fin de la vida en la Tierra.

Entre 2175 y 2199, Bennu se acercará a 7,5 millones de kilómetros de la órbita de la Tierra y será clasificado como potencialmente peligroso. Aunque la probabilidad de que Bennu impacte con la Tierra es sólo de uno entre 2.700, ese riesgo es suficiente para preocupar a los científicos debido a la cantidad de destrucción que podría causar el asteroide.

Asimismo se necesitaría una enorme cantidad de energía cinética para desviar el asteroide, pero la energía nuclear corre el riesgo de romper un asteroide como Bennu en trozos que aún podrían golpear la Tierra. Esto hace que el envío de múltiples cohetes, que tendrían que viajar durante tres años antes de alcanzar su objetivo, sea una opción más práctica.